lunes, 24 de diciembre de 2007

Una historia de Navidad diferente


Familiares mios viven a las afueras de una ciudad pequeña de Suiza.
A solo un par de metros de la casa, hay una granja con caballos, perros, gatos y muchos otros animales.

Cuando yo estuve por primera vez de visita y tuve la oportunidad de caminar por la granja se me ecerco un perro muy grande.
Nos saludamos mutuamente y el acepto que yo tocara su pelaje. Mientras que yo conversaba con el, llego su perro compañero, el cual era igual de grande que el. De nuevo un saludo y ya eramos tres.
De esa forma me encontré sentado en medio de los dos grandes perros conversando con ellos, tocando su pelaje y acariciandolos.
Entre nosotros había confianza.

En mis pensamientos escuché entonces la voz de mi esposa: “Te va a morder uno...”; y mi respuesta fue: “Porque ...”.
Y de repente me acordé de esa historia de Daniel, donde el estaba en el foso con los leones pero estos no lo muerden ni le hacen daño.

Seguramente es todo esto una dudosa forma de pensamientos. Dos perros no son hambrientos, pero dos leones si.
Pero de repente me vino a la cabeza una pregunta que no me dejo tranquilo:

¿porque Daniel no fué mordido por los leones?

Primeramente recordemos la historia de Daniel:
Entonces el rey ordenó que trajeran a Daniel, y lo echaron al foso de los leones. El rey dijo a Daniel:

"17 Trajeron entonces una piedra, y con ella taparon la boca del foso. El rey lo selló con su propio anillo y con el de sus nobles, para que la sentencia contra Daniel no pudiera ser cambiada.
18 Luego volvió a su palacio y pasó la noche sin comer y sin divertirse, y hasta el sueño se le fue.
19 Tan pronto como amaneció, se levantó y fue al foso de los leones. 20 Ya cerca, lleno de ansiedad gritó: Daniel, siervo del Dios viviente, ¿pudo tu Dios, a quien siempre sirves, salvarte de los leones?
21 ¡Que viva Su Majestad por siempre! contestó Daniel desde el foso.
22 Mi Dios envió a su ángel y les cerró la boca a los leones. No me han hecho ningún daño, porque Dios bien sabe que soy inocente. ¡Tampoco he cometido nada malo contra Su Majestad!
23 Sin ocultar su alegría, el rey ordenó que sacaran del foso a Daniel. Cuando lo sacaron, no se le halló un solo rasguño, pues Daniel confiaba en su Dios.
24 Entonces el rey mandó traer a los que falsamente lo habían acusado, y ordenó que los arrojaran al foso de los leones, junto con sus esposas y sus hijos. ¡No habían tocado el suelo cuando ya los leones habían caído sobre ellos y les habían triturado los huesos!
25 Más tarde el rey Darío firmó este decreto: «A todos los pueblos, naciones y lenguas de este mundo: »¡Paz y prosperidad para todos!
26 »He decretado que en todo lugar de mi reino la gente adore y honre al Dios de Daniel. »Porque él es el Dios vivo, y permanece para siempre. Su reino jamás será destruido, y su dominio jamás tendrá fin.
27 Él rescata y salva; hace prodigios en el cielo y maravillas en la tierra. ¡Ha salvado a Daniel de las garras de los leones!»
28 Fue así como Daniel prosperó durante los reinados de Darío y de Ciro el Persa. "
Daniel 6, 17 -28
Cuento diferente de Navidad por Lena Franke, 1999
Fuente

3 comentarios:

IRIS dijo...

FELICES FIESTAS Y FELIZ 2008!!! :)))
Que este nuevo año venga cargado de tan maravillosos post como los que nos has ofrecido este 2007!:) Por cierto aún no encontre el jaspe de ese color... y mira que miro por ebay, pero no, hay uno que le llaman jaspe dalmata, pero no se... bueno un día con más tiempo ya te cuento! :)
Un abrazo muy grande y te deseo unas felices fiestas y un comienzo del 2008 maravilloso! :)

Pakous dijo...

Feliz 2008. nos veremos

María Pía dijo...

mama requiero mucho quiero darte un feliz año 2008.


chao

chao

chao



te quiero mucho